miércoles, 5 de diciembre de 2018

Mitos en torno a los gladiadores


1. Introducción

Normalmente lo que me encuentro es una imagen de la historia deformada por cine y televisión y, por eso mismo, quiero complementar mi último artículo para Archivos de la Historia con una explicación de varios conceptos en torno a los gladiadores. En ese artículo hablo del tema de la muerte en la arena y de su vida en el ludus, algo que no está demasiado bien representado en cine y televisión, pero hay más cosas que aclarar como el típico saludo que se relaciona con ellos y la señal de vida o de muerte.

2. Mito número 1: ¡Ave César, los que van a morir te saludan!

Seguro que has oído esto en más de una ocasión ¿verdad? Es algo que atribuimos sin lugar a dudas a los gladiadores cuando esta asociación, en realidad, no es correcta. El culpable de este error es el pintor francés Gérôme.

La realidad detrás de este mito es que en el año 51 hubo una naumachia celebrada en el lago Fucino. Los condenados (damnati ad gladium) que debían luchar hasta la muerte decidieron probar suerte y dirigir un saludo al emperador Claudio para halagarle con la esperanza de que les perdonara la vida. El saludo en cuestión fue "Ave imperator, morituri te salutant" (¡Ave emperador, los que van a morir te saludan!), según recogen Suetonio (Claudius, 21.6) y Dión Casio (60.33)

"Ave Caesar, morituri te salutant", 1859 Jean-Léon Gérôme
Esa fue la única ocasión en la historia de Roma en la que se pronunció un saludo semejante.

En 1859 el pintor francés Jean-Léon Gérôme realiza un cuadro en el que se ve a varios gladiadores en la arena de un anfiteatro saludando con el brazo en alto al emperador.
Despreciando las fuentes citadas Gérôme se tomó la licencia de titular el cuadro "Ave Caesar, morituri te salutant", poniendo el saludo en boca de los gladiadores y cambiando las palabras del mismo.


Escena de la película Gladiator  de Ridley Scott, año 2000
El error se mantuvo en la novela Quo Vadis y en su película. Posteriormente, la famosa película Gladiator mantuvo también ese error poniendo ese saludo en boca de los gladiadores como el llamado "Tigre de la Galia" en la escena que muestra la foto.

Está visto que se le hace caso a cualquiera menos al asesor histórico. Para que luego la gente diga que por qué estudiamos historia.

3. Mito número 2: Pulgar arriba, pulgar abajo

Este es otro mito archiconocido relacionado con el mundo de los gladiadores. El indulto era pedido gritando "missio" y agitando un extremo de la toga o un pañuelo, y su muerte gritando "iugula" representando con el pulgar el gesto de degollar, esto es, ponía el pulgar apuntando hacia la garganta y se lo pasaba de izquierda a derecha, con el puño cerrado. El editor, por su parte, aprobaba esas peticiones reproduciendo esos mismos gestos. La interpretación de que el pulgar se ponía apuntando a la garganta, imitando el gesto de degollar, ya fue aceptada hace tiempo por los estudiosos. Las fuentes, además, recogen la expresión verso pollice (pulgar vuelto):

JUVENAL, 3-36: "verso pollice vulgus cum iubel, occidunt populariter" (con su pulgar vuelto [los editores] alegremente matan a quien la muchedumbre pide [matar])

Una vez más debemos achacar este error a Gérôme. En 1872 presenta un cuadro en el que se muestra a un gladiador vencedor que está pisando con su pie derecho el cuello del derrotado. Ambos dirigen la mirada hacia el palco de las vestales, las cuales están dando el veredicto apuntando con el pulgar hacia el suelo. Gérôme tituló el cuadro "Pollice verso" creando así la relación de la expresión con el gesto.

3. Mito número 3: Rendición levantando dos dedos

Esto es algo que hemos visto por ejemplo en la serie más reciente llamada Spartacus y que tampoco es cierto. La norma era tirar el escudo y levantar un dedo, no dos.

MARCIAL, Spect., 29.5: "Lex erat, ad digitum posita concurrere parma" (La ley era luchar hasta levantar el dedo habiendo tirado el escudo)

4. Conclusión

Siempre que tratemos un tema específico de la historia debemos acudir a las fuentes y poner todo lo que nos han dicho en cuarentena. La historia, por desgracia, ha estado, está y estará siempre expuesta a intereses de las personas. En el caso de los gladiadores hay mucho por conocer y mucho por desmentir por culpa de tergiversaciones que se han hecho a lo largo de los años. Por eso defendamos el pensamiento crítico, busquemos las fuentes y atendamos a lo que los historiadores podemos decir.

5. Bibliografía

MAÑAS, Alfonso, Gladiadores. El gran espectáculo de Roma, Ariel Historia, Madrid, 2018.







No hay comentarios:

Publicar un comentario