domingo, 14 de octubre de 2018

"Gladiador" de Gordon Russell

Adentrarse en el mundo de la esclavitud romana me parece unas de las cosas más apasionantes de la historia de esta civilización. Por desgracia, intentar conocer este mundo a través de las novelas implica no poder conocer demasiado ya que, como desarrollaré en un próximo artículo para "Archivos de la Historia" las reglas del deporte gladiatorio son bastante distintas a lo que uno piensa. Ello es debido a que el cine y las novelas mantienen una serie de mitos, de los que también hablaré, en torno a los gladiadores que no son reales en absoluto.

Pero me considero alguien que, en líneas generales, es bastante tolerante con respecto a las películas, novelas y series. Lo primero que me "chirría" por así decir, son los fallos de guión, las historias mal construidas y los personajes poco definidos. Si la calidad a nivel narrativo e interpretativo (en el caso de series y películas) es bueno entonces puedo "olvidarme" de los "peros" que pueda haber en base a la historia ya que cuando leo o veo algo en el cine o en la TV pienso en disfrutar y no en que voy a recibir una lección de historia. Para eso tengo los libros y los artículos de Dialnet (página web que os recomiendo)

Dicho esto he de decir que esta novela me gustó mucho ya que combina una trama llena de acción, elementos místicos (se hace referencia al culto de Mitra e incluso a un rito de "iniciación"), romance y dosis de historia de Roma ya que es la historia de cómo un chico normal se convierte en secutor, uno de los muchos tipos de gladiadores que existían en Roma y de los que hablaré próximamente porque el tema de lo que pasa en un anfiteatro da para mucho, creedme.

Sí que es verdad que el protagonista se ve "envuelto" en el mundo de los gladiadores de una forma poco creíble ya que las estrellas de la arena vivían como reyes y tenían cada vez más posibilidades de obtener la missio (y por lo tanto tenían más posibilidades de salir con vida de la arena), ya que, al haber ganado muchos combates, cada vez lo conocía más gente. Además, que la media de combates de un gladiador eran de 10 aproximadamente. Eso, sumado al agotamiento, a la posibilidad de obtener heridas que si bien no te mataban en el momento lo hacían después y a la alimentación en Roma, hacía que las probabilidades de superar el umbral de 10 fuera difícil. Teniendo en cuenta además que los gladiadores eran como Cristiano Ronaldo en el mundo actual hace difícil que un gladiador pueda huir sin que nadie lo conozca. Pero bueno, la trama me entretuvo, la encontré muy bonita así que, a pesar de todo, disfruté el libro.

¡Feliz lectura!