jueves, 22 de marzo de 2018

Review de Knightfall - De prometedora a decepcionante




La primera vez que vi el tráiler de esta serie casi pegué un salto en la silla de las ganas que tenía de que comenzara. La historia de las órdenes militares (en especial, la del Temple), las cruzadas y el nacimiento de la Inquisición son mis temas favoritos en lo que respecta a la Edad Media. 

Ese estado inicial dio paso a uno lleno de decepción a medida que avanzaba con la temporada 1. Dejando los temas históricos a un lado, los numerosísimos deus ex machina que se iban sucediendo junto con los topicazos del "amor prohibido" y los cabos sueltos que iba dejando la trama del descubrimiento del Grial ya es argumento suficiente de la mala calidad de esta serie. De Nogaret se las prometía como el "Meñique" de época templaria pero en realidad, al menos para mí, no le ha llegado ni a la suela de los zapatos. Los únicos personajes que me han gustado especialmente son Gawain, Tancrede y el papa Bonifacio VIII (el actor que lo interpreta, Jim Carter, ha sido para mí un descubrimiento). El resto, tanto por el tratamiento del personaje como por la calidad de la interpretación, han dejado mucho que desear.

Y si ya nos metemos en el tema histórico tenemos más cosas que añadir. El tratamiento de los miembros de la familia real, Felipe IV y la reina Juana I de Navarra, no se ajusta a la historia al igual que el hecho de que se hable del "reino de Cataluña".

Las tramas secundarias son para mí las que se acercan más a la vida cotidiana medieval tales como el intentar encontrar una nueva razón para vivir tras una gran pérdida, las crisis de fe al perder algo valioso para ti (la trama principal comienza tras la pérdida de Acre en 1291 y, en dicha batalla, del Santo Grial)

Los dos últimos episodios son los que tienen más movimiento y, por lo tanto, más interés pero a lo mejor, tras tantos deus ex machina tragados con grandes cantidades de agua (ya que es la única forma de que te pasen por la garganta), uno mira con ojos brillantes cualquier episodio medianamente bien montado.

En fin, si vas a darle una oportunidad a la serie intenta no pensar demasiado en las tramas y disfrutar de las batallas y de los paisajes para llevarte a través del tiempo ya que si piensas, y te gustan las series con algo de calidad en las tramas, no creo que termines la temporada.


















lunes, 19 de marzo de 2018

"Spartacus: blood and sand" - review temporada 1


Recientemente he terminado la primera temporada y la verdad es que la recomiendo fervientemente. Dejando atrás el hecho de que los gladiadores eran los atletas de Roma y que por lo tanto no morían tan fácilmente (algo obvio ya que la inversión de dinero y su mantenimiento era elevada) es una serie con personajes bien construidos. 

Si nos fijamos en la serie desde el punto de vista de una serie tenemos varias tramas en marcha:  evolución de Espartaco dentro del ludus, las conspiraciones de Batiatus para obtener más poder y la evolución del resto de gladiadores hasta formar la rebelión.

Son unas tramas, en mi opinión, muy bien llevadas dejando claro que es mejor poco y bien que mucho y mal. Muchas series acaban plagadas de personajes y de tramas lo que hace que la mayoría de ellas se queden sin tiempo de desarrollo, como le pasa a la serie "Once upon a time", que en breve acabará, gracias a Dios.

Batiatus empieza a hacer una serie de jugadas, en concreto una, que verdaderamente me pilló por sorpresa y agradezco que una serie haga eso. Su esposa Lucretia y la esposa del legatus Glaber, Ilythia hacen un dúo potente. Es como un duelo de titanes que te mantiene en vilo hasta el final ya que es una pelea en la que las fuerzas están muy igualadas. La vida de los esclavos es tratada sin edulcorar en absoluto lo que, para una historiadora por lo menos, es de agradecer. Roma no es un cuento de Disney ni la vida de los esclavos un cuento de hadas en el que el poderoso se enamora del débil. Ese argumento se lo dejo a las series medievales. Ashur, a mi modo de ver, es algo más que el "Meñique" de Roma ya que podemos entrever el por qué de su manera de ser. En la precuela se podrá ver más de él así que no me la perderé porque es un personaje que intriga desde el primer momento.


Además de disfrutar con la trama de Espartaco, he disfrutado con la evolución de Crixus y la de Barca. Temí especialmente por la última trama ya que creía que iba a ser un cabo suelto pero no fue así. Esa trama queda resuelta así que la primera temporada queda como una trama cerrada en cierto modo. Es decir, podía haber terminado ahí y sería una historia cerrada de manera perfecta dejando el resto a la imaginación del espectador y a las fuentes escritas. Afortunadamente, hay más temporadas que ver. 

Como punto negativo he de señalar los pésimos efectos que consigue el departamento CGI y el excesivo recurso de la cámara lenta en los momentos de sangre. Ya sé que las peleas a espada no son bonitas pero no hay razón para que se graben de esa manera en el cerebro. Llega a resultar, en ocasiones, algo desagradable.

En fin, para resumir diré que no hay que perderse esta serie si uno siente la atracción por el mundo romano. La historia de Espartaco, la historia del esclavo que hizo temblar a Roma, es digna de ver sin lugar a dudas.